Recopilar para recordar: la formación low cost y lista de enlaces sobre diseño

 

Conducir con orden mis pensamientos, empezando por los objetos más simples y más fáciles de conocer, para ascender poco a poco, gradualmente, hasta el conocimiento de los más complejos, y suponiendo incluso un orden entre ellos que no se parecen naturalmente unos a otros

― René Descartes

Recopilar para recordar y mejorar como profesional

Después de la cita célebre para ir de cultureta, expongo:

Hace tiempo que quiero mejorar la forma en la que guardo lo que me parece trascendente y lo que puede que me ayude profesionalmente en los meses venideros.

Puede que mi estado de alerta-motivación haya aumentado en estas últimas semanas ya que tengo la percepción de haber recibido un aluvión de documentación interesante desde distintas fuentes y ya se va acumulando el material, empezando yo a sentir pánico porque quede sepultado entre enlaces y más enlaces.

Entre otras cosas debido a que mi método de recopilación actual tiene una corta memoria temporal (AKA scroll infinito), queda atrás con mucha facilidad al paso de unos pocos días, a parte de ser un poco caótico y oldschool, a veces aun guardo cosas en marcadores del navegador y ahí se quedan para siempre.

No soy muy tuitero (sí, lo admito, lo he buscado en la rae). Me refiero a tuitero de los de verdad, de los que tienen conversaciones con sus respuestas aniadadas y mención tras mención, entre sus confollowers (este me lo he inventado yo) y que son de las cosas que te enganchan realmente a una red social, de las que te pegas todo el día revisando para ver las notificaciones.

Para mí Twitter es la herramienta para guardar enlaces que algún día diferente al momento actual (no, ahora nunca es buen momento) quisiera revisar con más detenimiento.

¿Por qué Twitter?

Podría ser otra y probablemente mucho más adecuada que ésta, pero con ella cumplo los siguientes requisitos que creo bastante importantes para mí:

  1. Es fácil y rápido: PRIMORDIAL. Cualquier sitio web tiene un botón de compartir y si no, lo tiene el navegador del móvil. Con lo que puedo guardar dando igual si estoy en móvil o en un cualquier ordenador y todo va a parar al mismo sitio.
  2. Se quedan guardados cronológicamente: claro, obvio… pero nunca tiro muy atrás normalmente para buscar algo, normalmente lo que realmente me interesa está cronológicamente cerca y si alguna vez tiro para más atrás, puedo ver lo tonto que era antes.
  3. Dibuja mi perfil: va en relación con lo anterior, si alguien busca alguna referencia sobre mí, puede saber lo que me interesa echando un vistazo a mi timeline.
  4. A la vez que guardo, comparto conocimiento con los demás: y lo hago a la vez en facebook, ya que tengo las cuentas conectadas. Seguramente, como he dicho antes puedo parecer spam, pero alguna vez he podido hacer llegar algo interesante a alguien de más confianza, que suele estar en la de Zuckerberg, y con eso me siento satisfecho.

La gran pega de este sistema rápido es que pierdes las capacidad de clasificar y recopilar cierta cantidad de información que debería estar junta.

Vale, propósito de año nuevo, ya que estamos en buenas fechas aun, voy a intentar poner remedio a este problema de desorden en mi vida.

Este blog

Como Twitter, de nuevo puede no ser la mejor herramienta para ello, pero me gusta la idea, cumple la mayor parte de los puntos anteriores y además le sumas el más gordo, es mi propia plataforma, y eso da gustirrinín. Ya lo sé, no es tan rápido y fácil, pero si alguien lee este artículo, dejo que me aconseje sobre una herramienta intermedia definitiva para cuando no tenga tiempo de escribir, que normalmente es siempre.

Como el texto no me está quedando muy trending hablando de herramientas de la década pasada (y hasta siglo), pero demostrando que lo realmente importante es el camino que te lleva al propósito y no las zapatillas que uses, dejo de poner vaselina y paso a escribir lo que realmente quería.

Formación Low Cost

Da la impresión que si uno no se deja la pasta en un curso o un máster, la información que recibe no es tan válida o es menos importante. Lo que ocurre es  que lo que realmente nos lleva a la maestría no es la información per se, sino la práctica, donde en eso sí un curso dirigido nos puede ayudar, ya que es una buena forma de obligarse a poner en uso lo aprendido.

Como decía en mi anterior post, el conocimiento se está trasladando desde la opacidad universitaria o empresarial al público, gracias a internet. Tenemos una ingente cantidad de información disponible aunque hay que recordar(me) que también sigue habiendo libros en las bibliotecas y muy buenos.

El problema: solemos estar bastante perdidos porque nunca nos enseñaron a aprender por nosotros mismos, tenemos prisa, el 99% del contenido de internet no nos interesa, de lo realmente relacionado con nuestra vida el  0,01% que leemos es lo que ponemos en práctica…etc etc etc.

La solución (muy resumida, que me funciona un poco):

  1. Identificar un número limitado de fuentes fiables y revisarlas periódicamente. La curación de contenido por parte de expertos, es lo que nos puede ayudar a separar el trigo de la paja. A poco que seamos espabilados podremos identificar fuentes fiables de información relevante, contrastada y alineada con nuestros intereses.
  2. Practicar; y aquí viene lo más jodido. Yo personalmente intento trasladar lo que voy aprendiendo a mi trabajo, siempre en la medida de lo posible, hay que intentar hacer un ejercicio de adaptación y abstracción para seguir siendo productivo y no perder el norte, pero sí es interesante introducir pinceladas que puedan aportar más valor a nuestro producto, equivocarse también está permitido en ciertas ocasiones y mejor errar, que seguir siempre por el mismo camino y no progresar. Seguro que puedes aportar cosas nuevas y muy positivas a cualquier empresa siguiendo esta práctica, también te ayudará a ir refinando lo que necesitas y te interesa aprender realmente de lo que no. De nuevo, Separar trigo de la paja.

Referencias de diseño

Artículos, vídeos y libros interesantes, que quiero recopilar (y compartir), algunos ya los he leído y me han gustado realmente, pero me gusta volver a ellos para seguir trabajando en la materia. Por suerte o por desgracia el inglés es indispensable ya que la mayoría están en la lengua de Shakespeare:

Espero que vengan más listas como estas.

Puedes visitar parte de mi trabajo como diseñador y programador web en SI2 Soluciones.