Hype UX

Los que nos dedicamos a la tecnología procedemos de distintos ámbitos laborales previos, lo que en inglés se conoce como distintos backgrounds. No solamente hay informáticos, programadores e ingenieros, cada vez hay más gente involucrada en el proceso de creación de productos tecnológicos, por necesidad del mercado y por necesidad laboral, los diseñadores por ejemplo, se actualizan y se transforman en UX designers, o UI designers, o ambos. Pero es cierto que estamos desvirtuando ciertos conceptos y finalidades. El fin no es un wireframe perfecto, que quedan muy bien en Dribbble –ojito que cosas parecidas pasan con los programadores y su afán de tener un código para enmarcar—.

Decir que eres UX/UI Designer es fácil, serlo no lo es tanto

Lo cierto es que hay una tendencia natural a perder el norte y cuesta recordar la razón por la que encajamos en este mundillo de IoT –Internet of Things—. Trabajamos rodeados de profesionales de nuestro sector a los que le ocurre lo mismo que a nosotros y nadie nos saca del círculo vicioso. Estamos olvidando que hay que vender, que hay que intentar inculcar al público que nos contrata, que la UX engloba a toda su marca, no solamente es lo rápido que carga la portada de su web y lo bien que colocado que está el botón de comprar. La UX, entre otras muchas cosas, puede ser…el cómo reacciona el cliente final al ver tu logotipo, a qué sentimientos asocia a tus colores y a las fotografías que usas en redes sociales, la elección del packaging, la velocidad del servicio de envío, etc. Resumiendo mucho debemos considerarlo como una experiencia total, una relación a largo medio/plazo marca-usuario y por tanto de nada sirve si diseñamos pantallas cojonudamente pero en alguna parte del proceso se rompe la cadena y ese diseño no se puede implementar, se implementa torpemente o el usuario final no acaba entendiendo la cabecera web de moda en Behance.

Recordatorio personal

Escuchando a Don Norman que parece que lleva algunos años viviendo de esto, uno se siente inspirado, por descontado —y de nuevo recuerdo— es fácil afirmar, pero hacerlo bien requiere muchísimo estudio, horas de trabajo integrando equipos de distintas disciplinas, presupuesto y esfuerzo dedicado a producir UX del güeno.

Siendo prácticos, no siempre podemos llegar al todo —de hecho, la mayoría de las veces— pero aplicando Pareto, podemos obtener el 80 por ciento del beneficio dedicando el 20 de esfuerzo. Adoptando sistemas que funcionen, sin olvidar probar cosas nuevas, crear productos vendibles, alejarnos de lo que queremos nosotros y pensar en lo que el usuario final busca. ¡¡Importante!! intentemos cobrarle al cliente por crear una mejor experiencia de usuario, eduquemos con humildad.

Escribo esta entrada queriendo recordarme a mí mismo dichos fines, queriendo recordarme el porqué.

Inspiró esta nota mental 👉 Artículo en medium.com de Silvio Sangineto.


Echa un vistazo a SI2 Soluciones.